Ago 20, 2017 / by Ertrainer / No hay comentarios

Si estás leyendo esto, es que contestaste a la pregunta con la que acabé el post anterior .

Te felicito, has decidido comenzar el camino. Para ello debes romper con lo que estás haciendo habitualmente, puesto que no has conseguido tu objetivo y para lograrlo, necesitas una serie de cambios.

Ya sabes que perder peso no es algo rápido, ni puedes conseguirlo haciendo sólo dietas, ni consumiendo productos milagro. Entonces te preguntarás qué debes hacer y cuál es la solución.

A continuación, te detallo cinco consejos que pueden ayudarte en tu proceso.

Primero: El peso no es el indicador de referencia, olvida eso de pesarte después de haber comido golosinas o un gran festín, tampoco lo hagas a diario. De esta manera solo conseguirás obsesionarte, castigándote por haber comido de más, y así no solucionas nada. Si te pasaste comiendo acéptalo y sigue adelante.

El indicador de referencia es tu porcentaje de grasa y masa muscular, las acciones que realices tendrán que ir dirigidas a reducir tu porcentaje de grasa y aumentar la masa muscular, esto sólo se puede conseguir a través del ejercicio físico.

Segundo: Analiza lo que comes al final del día durante siete días y anótalo todo, TODO es TODO no vale engañarte dejando de apuntar el refresco o las galletas que tomaste. Cuando hagas este registro al final de los siete días, analiza de la cantidad total que has comido, cuanta fruta y verdura has ingerido, cuantos refrescos, alcohol, cervezas has tomado, cuantas veces has comido fuera de casa, cuanta comida precocinada has consumido, etc.

Tercero: Habiendo hecho el paso anterior, pon en una balanza imaginaria todos los productos “frescos y naturales”, aquellos que no están envasados/empaquetados y en el otro lado de la balanza, el resto de productos que les llamaremos “envasados”. Si tu balanza se inclina hacia los envasados, tendrás que sustituirlos por productos frescos y naturales hasta que la balanza se incline a este lado o al menos se iguale. Sólo cuando se produzca esto, estarás ingiriendo comida que te ayudará a conseguir tu objetivo.

Cuarto: Reformular tus objetivos/expectativas, querer bajar 20 kilos en 30-60 días no es sano, por tanto si es tu intención deberás reformular tu meta. Si has llevado una vida sedentaria durante una determinada época, revertirla te costará un periodo de tiempo. Es imposible querer perder en 30-60 días los 20 kilos que puedes haber aumentado en dos años, el cuerpo necesita asimilar esta nueva situación. ¡Dale tiempo!

El objetivo desde mi punto de vista debería de ser, quiero estar saludable, quiero sentirme mejor, aumentar mi autoestima… pero esto no puede medirse y a todos nos encanta medir. Entonces, volvemos a caer en el Primer punto, y a diario nos subimos a la báscula esperando que no haya amentado ese número. ¡ERROR!.

 Si te pasa esto, recuerda “aumentar masa muscular y reducir porcentaje de grasa”.

Quinto: Let’s move! A moverse toca, es imposible conseguirlo sin movimiento. Comienza por lo más sencillo, caminar, opta por subir las escaleras, en vez de coger el ascensor o escaleras mecánicas, pasea más tiempo a tu mascota, juega con tus hijos/nietos/sobrinos en el parque, ellos te lo agradecerán y tu acabarás muy cansada/o, muévete por la ciudad caminando o en bicicleta, en definitiva lleva una vida activa.

¿Te apuntas a conseguir tu objetivo?